PUBLICACIÓN

 

Antonio Trallero presenta su libro sobre el Mudéjar en Guadalajara, Premio Layna Serrano

 

Fruto de una tesis doctoral, recoge la pervivencia y vestigios de este estilo en la arquitectura de la ciudad

 

 

Guadalajara, 13 de febrero de 2018. “Si hay un estilo que pudiera identificar a Guadalajara ese, sin duda, sería el mudéjar o mudéjar castellano”, afirma Antonio Miguel Trallero Sanz. Éste es uno de los motivos que le impulsó a investigar este estilo, al que se sumó su cariño por la ciudad que le ha visto nacer.  “Muchas de las publicaciones que tengo tratan de la arquitectura de Guadalajara, de mi ciudad, por proximidad, por cariño”, afirma este aparejador, que señala que “el que aparezcan la mayoría de los edificios representativos de Guadalajara se debe a la propia importancia del estilo y la vinculación con la propia ciudad”.

 

Tras años de investigación, fruto de una tesis doctoral de Historia del Arte, nace este trabajo bajo el título Mudéjar, pervivencia del mudéjar y neomudéjar en la arquitectura de la ciudad de Guadalajara, que se ha alzado con del premio de Investigación Histórica y Etnográfica ‘Layna Serrano’ y que ha sido presentado recientemente. Cabe destacar que el galardón fue otorgado por unanimidad por un jurado compuesto por Antonio Herrera Casado, Laura Lara Martínez y Pilar Martínez Taboada.

La obra estudia la arquitectura mudéjar de la ciudad de Guadalajara o, mejor dicho, sus vestigios, que, como apunta el autor, son lamentablemente pocos, “prueba de lo maltratada que ha estado históricamente la ciudad en cuanto a patrimonio” y que a lo largo de siglos han desaparecido junto a iglesias y otros edificios frutos de guerras, desidia y la propia evolución de la ciudad.

El trabajo recoge edificios de tipo religioso, tanto restos conservados como otros desaparecidos, así como ejemplos representativos de construcciones de la arquitectura civil y militar.

“Otra de las características, además de la decorativa de este estilo, son los sistemas constructivos empleados, que son muy eficaces, muy rápidos y resistentes pero al mismo tiempo también frágiles si no se tiene un mantenimiento”, apunta este profesional.

De todos los edificios investigados, Trallero destaca los hallazgos y vestigios del actual templo de Santiago, el templo conventual de Santa Claro o la concatedral de Santa María, “aunque ésta es una obra muy modificada”, así como los restos de las yeserías de la capilla de los Orozco de San Gil que se conservan en el Luis de Lucena.

El autor  insiste especialmente en resaltar la importancia del Palacio del Infantado. “Gran parte de esa carga mudéjar se ha perdido pero era importantísima a nivel constructivo y, sobre todo, por su gran riqueza decorativa en los techos y artesonados, además de en revestimientos de cerámicas y yeserías. Imagino cuál sería la imagen del Palacio originariamente y tenía que ser impresionante. Un edificio lleno de color y de decoración”, explica. A día de hoy todavía podemos ver esos vestigios mudéjares en la fachada, pero “lo que sin duda se ha perdido han sido todos los interiores, tanto en decoración como en elementos estructurales, como son los artesonados con madera policromadas, así como los frisos de yesería y los zócalos de cerámica”.

 

Antonio Miguel Trallero (Guadalajara, 1957) es doctor en Arquitectura con una tesis sobre Estado y nacionalismo en España y Latinoamérica. Ha sido presidente del Colegio de Aparejadores de Guadalajara. Arquitecto del Ayuntamiento de Guadalajara en excedencia,  en la actualidad ejerce como Profesor Titular de la Universidad de Alcalá de Henares.

Es autor de numerosos libros, además de haber participado en múltiples congresos, seminarios y conferencias.  

 

 

LOGIN

Usuario

Contraseña

<junio de 2018>
lunmarmiéjueviesábdom
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301
2345678


COAATIEGU

Calle Capitán Arenas 8
19003, Guadalajara  (mapa)
Tlf: 949248500
Fax: 949230270
Emails:
info@aparejadoresguadalajara.es
admon@aparejadoresguadalajara.es